Las ventajas de usar pisos epóxicos en la cocina

 

La cocina es uno de los espacios de la casa que más deseamos se mantengan limpios y en perfecto estado, es donde manejamos los alimentos y donde probablemente ocurran más accidentes de líquidos que se derramen, salpicaduras de aceite, desperdicios que sin querer caen al suelo, un sinfín de cosas que ocurren habitualmente en la cocina. Hace unos años la cerámica era la consentida pero ¡Bienvenidos al siglo XXI! Los pisos epóxicos se robaron el show y vamos a ver por qué.

 

Un piso al servicio de la salud

La cocina hay que limpiarla todos los días, y en muchos casos varias veces. No deseamos que se concentren malos olores, suciedad, moho, grasa, manchones, ni nada que comprometa la salud de los alimentos que se manejan y preparan en ella, ni que ponga en riesgo el bienestar de las personas que habitan en el hogar.

En lugares como hospitales que requieren de pisos industriales están implementando los epóxicos, porque resultan los más antisépticos y menos propensos a la propagación de bacterias y toda las variedad de cosas que hay en los centros de asistencia médica. Si ellos lo usan para resguardar la salud de los enfermos, definitivamente es la opción para resguardar la salud de los miembros del hogar.

 

El piso de la cocina perfecto

Lo mejor del mundo sería contar con un piso que no cueste limpiar, sea sencillo y económico de mantener y que, aparte de todo esto, colabore con que la cocina sea un ambiente libre de bacterias y suciedad. Los pisos epóxicos nos brindan esto y más, ya que también son hermosos y para remodelar la cocina o cualquier ambiente, se necesita funcionalidad, seguridad y belleza.

Vamos a conocer las ventajas de estos maravillosos pisos.

  • Están diseñados para espacios donde se trabaja con la farmacéutica, los alimentos y la química. Lo cual hace referencia a su condición de ser antiséptico.
  • Son sumamente resistentes a la fricción y a los cambios de temperatura. Llegando a soportar grados bajo cero sin comprometer la estructura del piso.
  • No sufren daños por impactos o al arrastrar objetos pesados.
  • Están protegidos contra grasas fuertes.
  • Son fáciles de limpiar y el brillo, característico de los pisos epóxicos, se pierde difícilmente.
  • Son repelentes e impermeables.
  • Tienen superficie anticorrosiva.
  • Cuentan con variedad de colores para adaptar más sencillamente el decorado que se elija.

 

Si lo que deseamos es un piso para la cocina que sea fácil de limpiar, ultra higiénico, duradero y hermoso, no hay que buscar mucho ya que los pisos epóxicos son la mejor opción.